BOLIVIA NO HA GANADO NADA…

Conversamos con León Guzmán, quién es gerente general de Burson Marsteller, sicólogo y master en ciencias políticas de la Universidad de Columbia, quien tiene una visión clara respecto de la gestión comunicacional de Chile en torno a la demanda y considera que nuestro país ha cumplido de buena manera, manteniendo un mensaje único en torno a un objetivo, de manera alineada e implementada en el tiempo.

El tribunal de La Haya está siendo cada vez más conocido por los chilenos, los que por segunda vez escuchamos un fallo que no nos deja satisfechos del todo, perdimos con contundentes catorce votos en contra y dos a favor: la CIJ es competente para conocer la demanda boliviana.

La CIJ de hace tiempo nos está haciendo ver que no está fallando en derecho sino más bien en sentido político, que la campaña comunicacional y el lobby internacional son piezas clave en los procesos llevados ante los jueces de La Haya, por lo tanto, no debiera sorprendernos que se declarara competente y que quiera conocer el fondo de la demanda de Bolivia contra Chile.

En Bolivia, un pueblo feliz celebraba el primer revés jurídico y comunicacional de nuestro país, parecía que hubiesen ganado la demanda en su totalidad y más de algún boliviano creía que esto era así. El Presidente Evo Morales nos disimulaba su ánimo y alegría; no es para menos, éste fallo lo pone en una excelente posición para obtener los cambios políticos internos que prácticamente lo entronizarían en el poder del país altiplánico y esto, se ve apoyado incluso por sus adversarios políticos. Morales, logra unir a Bolivia tras una causa común, tremendamente arraigada en su gente “devolver el mar soberano a Bolivia”, el que desde su punto de vista, e ignorando su declaración de guerra hacia nuestro país, habría sido usurpado por los chilenos, quienes le habríamos despojado de una manera déspota los territorios de Antofagasta, Calama y Mejillones.

En Chile en el intertanto no había fiesta, había caras de resignación, pena y rabia, la gente se detuvo a escuchar lo que para muchos era otro error producto de nuestra ingenuidad y apego al derecho.

Sin embargo con el pasar de las horas no todo parecía tan terrible, un golpe sí, pero con un dejo dulce para varios analistas que comentaban que el fallo si bien declaraba competente a la corte, también acotaba en mucho las pretensiones de nuestro vecino país, reduciendo lo que desde el punto de vista de ellos es una obligación de negociar una salida al mar a revisar si Chile en algún minuto se impuso la obligación de negociar con Bolivia una salida soberana al mar y de ser así, aclaró la corte, ellos no pueden determinar en ningún caso el resultado de dicha negociación.

Esta visión la comparten nuestro Canciller Heraldo Muñoz y el Agente de Chile ante La Haya, Felipe Bulnes, quién además agregó que pondrán énfasis a la historia, la que ha sido contada de manera antojadiza y poco objetiva por Bolivia para victimizarse.

Con una frase dicha de una manera que a muchos evocó a Ricardo Lagos, un serio y contundente “Bolivia no ha ganado nada” la Presidenta Michelle Bachelet se dirigió a la opinión pública de nuestro país, frente al resultado negativo obtenido por Chile ante el recurso de objetar la habilidad de la Corte Internacional de Justicia, flanqueada solemnemente por quienes la acompañaron durante la lectura del fallo en el Palacio de La Moneda.

Y es cierto, solo se falló la competencia de la corte, pero este dictamen, trae per sé varias consecuencias y cuestionamientos, dando espacio para que expertos analicen el actual escenario geo político y diplomático de ambos países y cómo se plantean ambas posiciones frente a la comunidad nacional e internacional.

El equipo jurídico ha recibido todo el respaldo por parte de la mandataria chilena, la que aseguró no habrá cambios es su composición, pero, agregó, quizás se sumen algunos expertos de acuerdo a las necesidades del momento.

Bachelet hace frente al fallo de la corte en un muy mal momento en la evaluación pública de su gestión al mando del país y ha encontrado en éste tema un objetivo común, sin embargo no será quién vea resuelta la cuestión ya que es altamente probable que el fallo del juicio sea posterior a la entrega del mando, la pregunta es ¿Quién será el o la que tenga que enfrentar ese escenario?

Es por esto que la demanda de Bolivia ante la CIJ de La Haya toma además importancia interna, ya que en este momento, si se consulta a la nación si entregar mar o territorio, los chilenos se niegan rotundamente con un contundente 85% en contra de acuerdo a las encuestas.

Muchos políticos de nuestro país cuestionan la señal que estamos dando al seguir adelante con el “Pacto de Bogotá”, ya que más allá del efecto que pueda o no tener la permanencia de Chile en él para este juicio, desde el punto de vista de algunos, marcaría una clara protesta frente a la forma en que la corte falla, ya que en 1948, cuándo Chile firmó dicho pacto, se había dejado claro y expresamente que no se tocaría ningún asunto previo a dicha fecha.

Por esto el análisis ya no es sólo referente a un escenario internacional o el criterio de jueces , si no a la opinión y el lobby internacional, por lo que pasa a ser fundamental la forma en que Chile enfrenta comunicacionalmente esta demanda.

 

CHILE EN LAS COMUNICACIONES ESTRATÉGICAS

Conversamos con León Guzmán, quién es gerente general de Burson Marsteller, sicólogo y master en ciencias políticas de la Universidad de Columbia, quien tiene una visión clara respecto de la gestión comunicacional de Chile en torno a la demanda y considera que nuestro país ha cumplido de buena manera, manteniendo un mensaje único en torno a un objetivo, de manera alineada e implementada en el tiempo, “ejecutando con bastante disciplina, un argumento sustentado en la base de la razón jurídica”, cosa que ha dado seguridad dando certeza jurídica y estabilidad posterior al regreso a la democracia, posicionando a nuestro país como seguro y estable.

Considera fue una decisión estratégica importante impugnar la competencia de la corte, basado en que hay una lógica jurídica detrás, misma lógica que se aplica en cualquier estrategia comunicacional, ya que las comunicaciones están al servicio de la estrategia jurídica para proteger un bien mayor.

Consultado Guzmán frente a las críticas respecto de la gestión comunicacional que ha recibido la postura chilena y el trabajo de la Cancillería nos comenta: “Yo creo que primero tenemos que hacer una distinción, primero las estrategias comunicacionales cuando son efectivas es cuando logran poner las herramientas comunicacionales en torno a un objetivo, se alinean y son consistentes respecto de ese objetivo y se implementa en el tiempo. Si uno toma ese parámetro, lo que hizo Chile fue diseñar y ejecutar con bastante disciplina una estrategia anclada en la argumentación que Chile ha sostenido durante toda su historia respecto de este conflicto y esto es anclar y casi sostenerse sobre la base de una argumentación jurídica. Chile ha creado a nivel internacional una imagen como país serio que se rige por normas y da seguridad jurídica lo ha hecho para las inversiones y también el proceso de vuelta a la democracia…después de la dictadura militar hubo una violación sistemática, perseguida por todo el mundo por los derechos básicos y la legislación básica, Chile ha construido su reposicionamiento internacional sobre esa base… por tanto a mí no me parece inicialmente que país se haya planteado una estrategia básicamente sostenida y destinada a enfatizar su fortaleza y certeza jurídica en este fallo. Entonces desde ese punto vista una mira y dice “hubo una estrategia, sí”, “hubo una estrategia ejecutada, sí, hubo una estrategia que buscó los objetivos y buscó los medios eso sí. Uno podrá decir que fue de mayor o menor alcance pero de que la hubo la hubo y te hago este alcance porque no hemos visto al Gobierno de la Presidenta Bachelet ejecutar, muy prolijamente, en el pasado, estrategias comunicacionales. Si uno mira este último año, podríamos haber dicho que se partió con el caso Caval con una estrategia de negación que fue un desastre, seguimos luego de eso con una campaña de visión del Gobierno “Todos con Chile” que no tuvo ninguna amplificación de nada y murió ahí mismo. Y Tercero, tuvimos este “realismo sin renuncia” en que la misma estrategia fue una confusión porque nunca nadie entendió lo que era esto. El día anterior a La Haya lo que tuvimos fue a la Presidenta en un matinal colocando un mensaje que uno diría “fue un balazo en los pies” diciendo que “yo he aprendido que cada día puede ser peor” y al otro día tiene el fallo de la Haya. Ah! y me salté el “Cambió de Gabinete” que en sí mismo es un hecho comunicacional muy poderoso y la estrategia fue el desempoderamiento, entre que ella lo anuncia y lo ejecuta, lo que pasó fue que ese hecho político murió. Entonces cuando digo que hay un valor a rescatar por el hecho de que hay una estrategia que se implementó, yo creo que lo de la Haya es un buen ejemplo. Ahora dicho eso una podría decir, cuál es la lectura del entorno que hizo el equipo que la diseñó qué criterio prevaleció porque no sabemos si el equipo comunicacional que estuvo detrás a lo mejor colocó que Chile necesitaba más empatía con la comunidad internacional frente a un posicionamiento de Bolivia, que evidentemente exacerbaba su posicionamiento de víctima e injusticia y de subdesarrollo asociada este no acceso al mar. Chile no optó por poner elementos de ser más amistoso con la comunidad, sino más bien se atrincheró en su posición”

Se habla que tácticamente nuestra defensa estaba buscando legitimar y entender la posición de Bolivia para después aplicar en su defensa estos datos y demostrar el alcance de lo que realmente quería Bolivia en demanda….

Claro… hay una lógica jurídica detrás que probablemente hace todo sentido, el punto es la disociación que hay en las percepciones que en ella se produjo. Y lo que hemos visto ahora es bien significativo porque las interpretaciones jurídicas de los agentes chilenos son una cosa y las interpretaciones jurídicas de los agentes bolivianos son otra. …

De hecho estuvo acá Meza y su postura frente a esto es que Chile está tratando de hacer propaganda errada respecto de su interpretación del fallo de la corte.

Yo como analista y teniendo en cuenta una visión comunicacional, lo que estamos viendo ahora es una pelea en el campo de la opinión pública por interpretar este hecho y por tanto darle carácter de realidad a una visión frente a la otra. Chile, yo creo que ahí está el error, porque esta idea de que la realidad jurídica es la realidad que va a preservar en la opinión pública yo creo que es erróneo y cuando Burgos dice” esto fue una derrota procesal” que va en contra de la estrategia de Chile de convertir esta derrota procesal en una victoria jurídica de fondo yo creo que contrariamente a la crítica que él recibió le da un sentido de realismo y credibilidad a lo que la interpretación jurídica está tratando de hacer … Pero comunicacionalmente se hace un vacío sobretodo en la comunicación interna, porque si uno divide los públicos, aquí hay dos grupos que son claros uno es Chile como país y como comunidad frente a este fallo y la comunidad internacional. Estamos dando una señal sumamente clara a la comunidad internacional frente a lo que nosotros creemos es que no hay nada pendiente, que nosotros sentimos que esto no es una derrota, que nosotros creemos que se acotó una demanda, pero internamente nosotros no estamos recibiendo señales comunicacionales claras respecto de hacia donde va Chile, respecto de lo que nosotros estamos posicionando y tampoco estamos fortaleciendo desde el punto de vista interno la comunicación. El chileno medio no siente que estemos haciendo un buen trabajo en términos comunicacionales. Llega Meza a Chile a hablar con toda libertad respecto de su postura, sin embargo, hasta el minuto nosotros no tenemos a un rostro más allá del Canciller que esté hablando de lo que pasa con Chile a nivel nacional e internacional …

Claro ese es un análisis técnico que yo podría compartir pero en los hechos la estrategia comunicacional diseñada que fue decir aquí nosotros no perdimos nada de territorio este fallo la verdad es que no nos afecta salvo a que nos obliga a ir al fondo en cuatro años, que además el fallo limita aspiración boliviana de fondo, que este es un tema nacional y que por tanto tengo a todos los demás actores alineados y tengo un especio para reafirmar la imagen presidencial que se venía cayendo en los últimos meses… Esa estrategia se ancla desde el punto de vista emocional que es el vínculo que se tiene que hacer, en el sentimiento nacionalista que aparece cuando Chile se siente agredido, cuando siente un peligro de perder territorio. Entonces todavía estamos viviendo ese momento, las encuestas lo dicen, tanto por ciento de los chilenos no le cedería nada a Bolivia, cree que Evo Morales ha sido un prepotente con Chile, entonces dónde se instalan las interpretaciones que hace Meza en Chile, yo no creo que dañen las estrategias comunicacionales internas destinadas a seguir manteniendo la unidad y no abrirle flancos a la Presidenta y a reafirmar la autoridad y liderazgo presidencial que yo creo, que el fondo de la estrategia internamente… la presidenta venía cayendo, tenía un liderazgo bastante debilitado, sus números son muy malos y yo diría que desde el terremoto que lo hace bastante bien y la administración del fallo en que la vemos más empoderada , poniendo fechas, como que yo diría que esta es la Presidenta que estábamos todos esperando… lo que necesitamos para que reaccione, ya!

Pero a nivel de impacto de política interna yo diría que las declaraciones de Meza sólo reafirman este sentimiento nacionalista, que los bolivianos quieren ganar a toda costa y que chilenos no se lo vamos a permitir yo no creo que tenga mucho daño, sí para la estrategia para afuera… y ahí… estoy de acuerdo contigo…

Ahora comunicacionalmente tú que eres un experto y que tienes todas las credenciales como para hacer un planteamiento estratégico si pudieras definir y a grandes rasgos porque yo entiendo que en una entrevista no vas a definir una estrategia, hacia dónde Chile debería ir en este minuto post nacionalismo, exacerbación al fallo digamos, hacia donde deberíamos como Chile, y hacia dónde nuestra Cancillería debería apuntar en lo comunicacional…?

Mira no es un tema de resolver porque sacándonos de la Haya, cuando a nosotros a esta compañía le tocan clientes que están metidos en crisis generalmente las estrategias comunicacionales van al servicio de las estrategias legales entonces más bien lo que se privilegia es no abrir flancos en las estrategia legal y en los pasos legales, más que a ir a proteger, como dicen los abogados el bien a proteger lo reputacional o bien, algunos objetivos secundarios relacionados más bien con imagen. Entonces a veces en estos casos tu estás dispuesto a perder en imagen y reputación, para no abrir nuevos flancos en la estrategia legal. … es súper complejo eso este escenario en particular…

Es complejo pero como te digo, pero cuando uno se sienta como estratega en estos escenarios, uno tiene que tener claro cuál es el bien a proteger como dicen los abogados…. Ahora ¿Cuál es el bien a proteger?… esa es una pregunta sumamente difícil…

…ahí yo creo que es dónde se abre una multiplicidad de cosas, que el equipo jurídico chileno sigue instalado en esta idea de estar en esta idea fundacional de que Chile no va a negociar bajo ningún punto de vista con Bolivia y que el tema de fondo con Bolivia está zanjado… si es así, yo no creo que vaya a variar mucho la estrategia comunicacional, creo que si va abrir un pequeño flanco más político en el sentido de que va a poner más operadores, que puedan leer más políticamente y empujar y hacer lobby político en el mundo, pero en torno a esta posición… da para pensar en mover esa posición si nosotros pensamos los fallos previos de la Haya…todos los fallos han sido más bien políticos y no muy legistas, son fallos bastante creativos…

Está bien, pero hagamos política ficción… para instalar una estrategia comunicacional distinta, nosotros debiéramos empezar a escuchar mensajes que dijeran “ saben que más ya es tiempo de resolver esta cuestión”… a lo mejor no nos conviene tener en el vecindario un ghetto , ya que para que todos nos desarrollemos el vecindario tiene que tender a homogeneizarse, la experiencia de la comunidad europea es que mientras más pudo abrirse a países menos o más pobres buscando subir los estándares de todo, se logró mejorar en conjunto… entonces, si nosotros vemos algo de eso yo diría que la estrategia está cambiando y tenemos más posibilidades de resorte o amplificación internacional anclada con la idea de sabe qué Chile quiere resolver esto de una manera distinta a lo que hay….y en lo reputacional, tú que eres un experto, no crees que eso sería mejor? Yo creo que eso externamente sería mucho mejor visto, creo que internamente no tiene piso todavía… no, porque aún estamos con la exacerbación nacionalista, el costo de una cosa por otra.

Ahora… ojo porque todos estos escenarios pueden cambiar. Uno de los eventos que deja este fallo, es que lo convierte en un fallo político electoral para Chile, claro porque este es un tema que no lo resuelve la Presidenta Bachelet, se dispara tres o cuatro años más pero que es mucho más importante para Chile dar como Estado. Entonces se convierte en un tema electoral. Vamos a tener a los candidatos frente a la estrategia de cómo se van a pronunciar. La gente le va a preguntar los periodistas, les van a preguntar porque este es un tema que se va resolver con el próximo presidente y eso, para diferenciarse cada uno de los candidatos van a tener que declarar un poco el show. MEO está metido en un problema, porque previo a esto, él ha sostenido una política mucho más favor de Bolivia y la gente no está en esa postura. Ahora yo no sé que estrategia él va a tener en esa situación… y ahora tal como la está pensando él, la están pensando los otros, por eso es un tema electoral y ahí puede que se abra; hoy yo no veo mucho piso para que la estrategia comunicacional externa e interna se desacoplen. Además porque está teniendo un rédito interno para la Presidenta y va a tratar de sacar partido de ello… incluso ella cediendo a sus principales capitales comunicacionales capitaliza, porque ¿Cuándo ha capitalizado más en el pasado? Cuando es más empática, cuando es más cercana, cuando es más humilde, cuando desescala que cuando escala… pero como ella ha tenido un daño tan importante de imagen pública y liderazgo hizo un switch y más bien quiere, creo yo, apoyarse en su autoridad, cosa que ella no había hecho nunca, interesante, y es verdad porque ella ha hablado como una autoridad que casi no la habíamos visto nunca, casi como una abogada… sí y se ha notado bastante, de hecho la gente lo ha comentado… esa frontalidad que no se le había visto a Michelle Bachelet en la historia… yo creo que ella está viendo una nueva posibilidad en un escenario adverso … da la sensación que es un Ricardo Lagos hablando a ratos… porque cuando no escucha “Aquí Bolivia no ha ganado nada” eso no es una frase de Bachelet esa es una frase que acuñaría Ricardo Lagos… las frase de Bachelet habrían sido, yo creo, que estas declaraciones no contribuyen no ayudan al buen relacionamiento de los países, Chile mirará sus intereses… lo desescala… acá no, ella fue confrontacional y ella lo escala… y de hecho lo delega en su equipo … ahora como dice el dicho: “La cabra siempre quiere volver al cerro”, entonces ella hace y después la pillan en una foto con el presidente Evo Morales, eso en una estrategia de Lagos habría sido impensado, pero ella tiene esa tendencia a la conversación.. me entiende?