Brasil abre investigación contra CSAV y otras ocho navieras por colusión

Una nueva investigación internacional sumó el caso de colusión de navieras, luego que este martes la Superintendente General del Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE), abriera un proceso administrativo contra la Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) y otras ocho empresas extranjeras.

“Existe evidencia sólida de que la conducta contraria a la competencia contó con la participación de las empresas de transporte marítimo más grandes del mundo”, dijo la Superintendencia.

Además de Vapores, las otras empresas investigadas son Eukor Car Carriers Inc., Grimaldi Group SpA, Hoegh Autoliners Holdings AS, Kawasaki Kisen Kaisha, Mitsui O.S.K. Lines, Nippon Yusen Kaisha, Nissan Motor Car Carriers Co, Ltd, y Wallenius Wilhelmsen Logistics.

“La colusión tendría como propósitos básicos asignarse los clientes, con el fin de mantener la posición establecida para cada empresa junto con su principal cliente, y mantener o aumentar los precios, incluyendo la resistencia conjunta a las solicitudes de clientes por reducciones de valor”, agregó la Superintendencia.

La indagatoria que abrió hoy Brasil se trata de un proceso internacional sobre empresas navieras que partió en Europa, Estados Unidos y Japón, pero que también se desarrolla en Chile. De hecho, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) se requirió ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) hace un año por colusión de seis navieras, entre 2000 y 2012, donde pidió multas por US$ 75 millones en total.

En su demanda, la FNE incluyó a la Compañía Chilena de Navegación Interoceánica (CCNI) y a CSAV, aunque para esta última no pidió multas, pues se acogió al mecanismo de delación compensada. Dicha denuncia se dio luego que CSVA llegara a un acuerdo en Estados Unidos y pagara cerca de US$ 9 millones, por la arista norteamericana del caso. En tanto, en diciembre de 2015, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China (CNDR) multó por un total cercano a los US$ 63 millones a ocho navieras, entre ellas, a las chilenas CCNI y CSAV.

Las prácticas colusorias en Brasil, dijo la Superintendencia local, “se llevaron a cabo al menos por 80 individuos relacionados con las empresas investigadas” y habrían comenzado en 1978, aunque “la mayoría de las actividades del presunto cártel se habrían producido a partir del año 2000 hasta posiblemente 2012”.

Acuerdo con Vapores

La Superintendencia aclaró, sin embargo, que el 25 de noviembre pasado llegó a un acuerdo con Vapores, Nippon, Kawasaki y 13 personas de esas empresas. Dicho acuerdo implicaría el pago de 29 millones de reales, unos US$ 7,2 millones, y que el proceso administrativo queda suspendido contra quienes lo firmaron, hasta el final del juicio.

Fuente: La Tercera