Direcon-ProChile realiza seminario para difundir oportunidades de negocios en países de la Alianza del Pacífico

SAMSUNG CSC

Cerca de 130 empresarios y empresarias participaron hoy en el seminario “Alianza del Pacífico, un mar de oportunidades para hacer negocios”, desarrollado en el Hotel Intercontinental de Santiago. El evento, organizado por Direcon ProChile, es parte de un ciclo de charlas que comenzó ayer martes con un evento similar en La Serena, y que culminará el próximo viernes en la ciudad de Puerto Varas, en el sur del país.

El objetivo es difundir los beneficios generales que tiene para las empresas chilenas esta instancia de integración, y en particular el potencial económico que implica la próxima entrada en vigor del Protocolo Comercial de la Alianza del Pacífico, hito previsto para el 1 de mayo, que permitirá la liberalización inmediata del 92% del comercio entre Chile, Colombia, México y Perú.

En su intervención el director de la Direcon, Andrés Rebolledo, detalló los desafíos y aspectos generales del proceso de integración de la Alianza del Pacífico, enfatizando que la idea es hacer visibles sus beneficios y potencial que posee para las empresas el conjunto de normas acordadas, que facilitarán el comercio y la integración entre los cuatro países miembros.

“A partir de julio de este año Chile asumirá la Presidencia pro témpore de Alianza del Pacífico, lo cual será una tarea desafiante para seguir impulsando este esfuerzo integrador, con una serie de tareas para expandir este proyecto, entablar un diálogo pragmático con otros bloques de la región e incrementar el trabajo con los 42 países observadores”, manifestó Rebolledo.

Por su parte el director de ProChile, Roberto Paiva, dijo que en esta nueva etapa una de las tareas claves para las agencias de promoción del bloque será trabajar para desarrollar el comercio intra Alianza del Pacífico, apoyando a las empresas de menor tamaño de la región.

En su exposición Paiva destacó que un 3,2% de las exportaciones de la Alianza del Pacífico se realizan hacia el mismo bloque. “Está todo por hacer; nuestro desafío es aumentar el comercio en América Latina y dentro de la Alianza del Pacífico”, instó.

Uno de los grandes impactos positivos, añadió Paiva, es el mecanismo de acumulación de origen, a través del cual los socios de la Alianza podrán incrementar los negocios compartiendo la producción.

En la ocasión Alberto Salas, Presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) y Presidente del Consejo Empresarial de la Alianza del Pacífico, puso de relieve el diálogo fluido generado entre el sector privado y los gobiernos, orientado a fortalecer este mecanismo, incorporando temas como educación, innovación y emprendimientos regionales. “La Alianza del Pacífico tiene una gran viabilidad, es un mercado amplio y dinámico que tiene posibilidades de extenderse al otro lado del Océano Pacífico y es una plataforma continental para atraer negocios e inversiones para el desarrollo de nuestros países”, puntualizó.

Durante el encuentro expuso también Elena Valpuesta, jefa del Departamento Alianza del Pacífico de Direcon, quien abordó la dinámica de funcionamiento del bloque, mientras que Hugo Baierlein, gerente de Comercio Exterior de la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa), se refirió a los diferentes mecanismos que, incorporados en el Protocolo Comercial, permitirán fortalecer el comercio entre los países de la Alianza del Pacífico.

A ellos se sumaron los agregados comerciales de Chile en Perú, Colombia y México, quienes mostraron las oportunidades para hacer negocios que tienen las empresas chilenas en esos tres países.

Intercambio Comercial Chile Alianza del Pacífico

En 2015, el intercambio comercial entre Chile y la Alianza del Pacífico sumó US$ 7.893 millones. Las exportaciones chilenas alcanzaron los US$ 3.766 millones, y los principales productos enviados al bloque fueron las bases para la elaboración de bebidas y jugos (US$ 100 millones), cobre (US$ 99,8 millones) y las cartulinas multicapas (US$ 98,5 millones).

Las importaciones, en tanto, alcanzaron los US$ 4.127 millones. Entre los principales productos comprados al bloque destacan: Hulla bituminosa (US$ 336 millones), aparatos de televisión (US$ 324 millones) y minerales de cobre (US$ 160 millones).