El cuidado al entorno en los proyectos de dragado

Humedal Dragado

Si bien hay acuerdo en que el dragado es una actividad que ejerce presión sobre el ecosistema, por otra parte existe concenso del impacto positvo para las comunidades costeras desde el punto de vista social y económico.

Es difícil para la comunidad imaginar en el dragado una contribución esencial para el bienestar de la sociedad. El impacto en la costa de proyectos de protección como diques y/o de reposición de playas, por ejemplo, son ciertamente positivos. Menos inundaciones significan menos daño económico y físico a las comunidades que viven en las cercanias del borde costero, lo cual en una mejora en la calidad de vida debido a la creación de puestos de trabajos relacionados a las áeras marítima, portuaria y turistica.

La industria, conciente de las externalidades de está labor, junto a la autoridad portuaria, las empresas constructoras, de ingenieria y de dragado, se han unido a economistas y ambientalistas para dar que la protección de los ecosistemas vaya de la mano del desarrollo marítimo.

La Unión Europea, los EE.UU., Australia y otros países han implementado legislaciones amplia para satisfacer los retos de la combinación “Economía y Desarrollo” con la preservación de los ecosistemas y la biodiversidad.

El concepto de servicios de los ecosistemas ofrece una oportunidad para avanzar en proyectos de dragado con un costo eficiente y ecológicamente sanos, mediante la asignación un valor monetario del proyecto y sus impactos potenciales. Lo que permite a los responsables políticos y partes interesadas tener una comparación objetiva en la estimación del valor de un proyecto potencial frente al del ecosistema en el sitio del proyecto.

Las raíces del concepto de “ los servicios del ecosistema”

Después de un estudio de cuatro años, en el que participaron más de 1.300 científicos, de 95 países, en 2005 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó el informe “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio” (MAMA). Aunque el tema de los servicios de ecosistemas existía hace décadas, el documento generó un punto de inflexión, al tratarse de un producto metódico, claro y convincente.

De este modo surgió la idea de poner un “precio” en la naturaleza. O en otras palabras, Dar un valor económico al ecosistema y saber ¿Qué tan útiles son los ecosistemas para el ser humano en comparación con una infraestructura?

Dragado y EcoShape

Con el apoyo de la ONU, el concepto de EcoShape (ES) ha ganado impulso. Para la industria de dragado esto dio lugar a la reciente presentación de la Central de Dragado Asociación (CEDA), de un documento de información sobre ‘EcosistemaServicios y Dragado y Marino Construcción”, en el dragado Mundial XX Conferencia en Bruselas en junio de 2013 [www.dredging.org].

Dicho documento trata aspectos que involucran los proyectos de dragado y las comunidades. Obviamente, el dragado es a menudo un requisito previo para el desarrollo de las defensas costeras contra inundaciones tierra adentro, marina y la recuperación de tierras, pero también es considerado dañino para entornos sensibles, tales como los arrecifes de coral, praderas de pastos marinos y manglares.

En este contexto, la estricta regulación medio ambiental suele ser lo primero a enfrentar.

Lo que ha cambiado es el método de ejecución. Hace dos décadas, el papel de los contratistas de dragado en la planificación de estos proyectos en cuanto a la protección de los ecosistemas sensibles era pasivo. Tradicionalmente, su papel se centró en llevar a cabo labores mitigación o medidas de compensación que cubrieran el impacto de los proyectos.

La comprensión de la relación entre dragado y el ecosistema de la salud era algo limitado a menudo el resultado de la falta de herramientas y conocimientos disponibles para predecir el comportamiento de los ecosistemas sensibles

Construyendo con la Naturaleza

La necesidad de nueva infraestructura marítima para mantener y mejorar el bienestar económico y social de la creciente población del mundo es evidente. Sin embargo, estas iniciativas son a menudo vistas como una amenaza para el medio ambiente y los hábitats naturales. “Construir con la Naturaleza” es un enfoque en el que se prevé la infraestructura, diseño y operación en conjunto con la creación de nuevas oportunidades para la naturaleza y al mismo tiempo la utilización de las fuerzas naturales siempre que sea posible. En lugar de presumir lo peor – que un proyecto dañará el medio ambiente natural – y actuar defensivamente, la Construcción de Naturaleza explora oportunidades proactivas, utilizando la dinámica del sistema natural como punto de partida. Este concepto del llamado desarrollo “ES” integra la naturaleza en la visión del proyecto y su desarrollo desde el principio. Esto hace que sea posible encontrar soluciones que permitan alcanzar ambos objetivos socio-económicos y ambientales.

Bases de una nueva forma

Aunque los proyectos de infraestructuras marítimas pueden cambiar la línea de costa, el fondo marino o el perfil geomorfológico, estos no son automáticamente perjudiciales. Ellos suelen mejorar los hábitats de vida silvestre, atraer nuevas especies y/o prevén nuevas áreas de reproducción. También tienen un propósito socioeconómico, por ejemplo, la mejora de la infraestructura industrial, recreativa y la prevención de inundaciones costeras.

“ES” se centra en el desarrollo sostenible. Utilizando el diseño y la planificación de los cambios adecuando los proyectos en los que el desarrollo y la naturaleza forman parte de un sistema ambiental integrado.

En 1979 el ingeniero holandés Honzo Svašek desarrolló el concepto “Bulding with nature” (BWN). Este concepto se amplió y profundizó de la mano de Ronald E. Waterman, quien lo vinculó a “Estrategia Integrada de la Costa y del Delta” (1980 hasta 2009).

En 2008 se formó el programa Eco Shape de innovación público-privada para apoyar y desarrollar el concepto “Construir con la Naturaleza” y buscar nuevas formas de pensar y actuar en relación con el desarrollo costero sostenible.

Su enfoque se basó en el trabajo en equipo y la cooperación entre el sector empresarial, las autoridades gubernamentales y de la academia.

Hoy, alrededor del 80 por ciento de los mayores centros de población en el mundo se encuentran en las zonas costeras, y se espera que este porcentaje aumente en las próximas décadas. Eso se suma al hecho de enfrentar en el largo plazo, el cambio climático, el aumento en el consumo de energía y el sostenido crecimiento de la población en las zonas costeras y deltas, lo cual resulta en una demanda permanente y creciente de la infraestructura marítima. Estas demandas se deben cumplir, pero de manera razonable y autosostenible.

BWN contempla la planificación, diseño, enfoque de construcción y mantenimiento que atrae tanto como sea posible sobre a los servicios ecosistémicos tratando de ampliarlos. Los servicios ecosistémicos son los beneficios que la naturaleza genera para la sociedad.