El Silala y el nuevo conflicto con Bolivia: La demanda que Evo Morales no se toma con humor

En marzo el mandatario boliviano anunció una nueva demanda contra nuestro país, que recibió una dura y concisa respuesta de las autoridades chilenas: “Si las autoridades bolivianas han escogido el camino de las demandas y la odiosidad contra Chile, que se apronten, pues le daremos con todo”.

En marzo el mandatario boliviano anunció una nueva demanda contra nuestro país, que recibió una dura y concisa respuesta de las autoridades chilenas: “Si las autoridades bolivianas han escogido el camino de las demandas y la odiosidad contra Chile, que se apronten, pues le daremos con todo”. Desde el anuncio, hasta una carta enviada en contra de los dichos de un humorista, de todo ha ocurrido en dos meses, en los que se abrieron nuevas diferencias entre ambas naciones.

Nada hace reír a Evo Morales cuando de hablar de Chile se trata. Si hasta las palabras de un conocido humorista de nuestro país fueron interpretadas por las autoridades de su nación, como una ofensa, acusando al personaje de “bufón” y de ser financiado por el Gobierno chileno sólo para atacar indirectamente a Bolivia.
Y es que desde que el pasado 26 de marzo el presidente boliviano confirmara que demandará a Chile ante La Haya por las aguas del Silala, las relaciones están cada día más tensas y las declaraciones de un lado a otro de la frontera, no paran, trayendo consigo acusaciones desde las autoridades de ambos gobiernos.
Tras este anuncio, el cuestionamiento interno y también internacional se establece de inmediato. ¿Cuál es la verdadera razón que lleva al Jefe de Estado boliviano a tomar esta decisión? Es sabido que internacionalmente los Mandatarios, cuando tienen alguna crisis interna, recurren a temas internacionales para resolver estos problemas políticos.
Hoy la situación en su país difiere mucho de lo que fuera en momentos en que la popularidad de Evo no parara de subir. En este escenario, muchos creen que el anuncio de presentar una demanda por el uso de las aguas del Río Silala es un intento por subir la aprobación y lograr una unidad que se vio dañada tras la derrota en el Referéndum del 21 de febrero pasado.
Según datos publicados en la prensa, la última encuesta Mori, dada a conocer en marzo de este año, revela que hay un desgaste generado en la imagen de Evo Morales, que llega entre noviembre de 2015 y la marzo de 2016, a los 21 puntos porcentuales, es decir, bajó del 76% al 55% tras el referéndum. Esto, sumado a las denuncias de corrupción en el Fondo Indígena y el caso Gabriela Zapata, ex pareja del presidente Morales, presuntamente madre de un hijo suyo, lo enfrenta a un difícil escenario.
“Hemos decidido, como un país pacifista, que vamos a acudir a La Haya para que Chile respete nuestras aguas del Silala en el departamento de Potosí, estamos con la legalidad, estamos con el derecho internacional, sin embargo ayer Chile mediante una autoridad nos responde, nos dice que no, que es un río internacional”, fueron las palabras del mandatario que iniciaron el nuevo conflicto.
La reacción de Chile en ese momento no se hizo esperar: “No importa cuántas demandas interponga Bolivia, Chile no cederá un metro cuadrado de su soberanía”
“Si se materializa la anunciada demanda sobre el Silala, Chile contrademandará a Bolivia para confirmar nuestros derechos sobre las aguas de este recurso hídrico compartido y emprenderemos todas las acciones que sean necesarias para defender nuestros legítimos intereses nacionales y específicamente del Norte Grande de nuestro país”, fueron las duras palabras del Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, quien aseguró que una vez más el Presidente Evo Morales “intenta usar a Chile para enfrentar sus problemas de política interna”. Es por ello que afirmó que el anuncio del mandatario Boliviano es un hecho que “demostrará a la comunidad internacional lo que los chilenos ya saben: que las demandas de Bolivia no son de justicia ni de derecho, sino que forman parte de una agresión premeditada contra Chile”.
Pero para sorpresas de muchos, las declaraciones del Canciller chileno fueron aún más duras e incluyeron, lo que incluso podría ser considerado como una amenaza: “Si las autoridades bolivianas han escogido el camino de las demandas y la odiosidad contra Chile, que se apronten, pues le daremos con todo”.

LOS ARGUMENTOS
Los argumentos fueron puestos sobre la mesa y Bolivia aseguró tener la razón ante este nuevo anuncio de demanda. Según Evo Morales, quien llevó su discurso y su nuevo anuncio de demandas a todos los actos públicos realizados durante los meses de marzo y abril y aseguró que los estudios especializados sobre el Silala, determinaron que se tratan de aguas inmovilizadas en Bolivia. Dijo también, que antes Chile pedía permiso para utilizar las aguas del Silala, pero que luego “las aguas fueron desviadas artificialmente hacia Chile, canales construidos por empresa chilena en el siglo XIX (…) No existe flujo natural de aguas del Silala hacia Chile“.
Tras estas palabras defendió la posesión sobre ellas y aseguró que, como Gobierno y Estado “es nuestra obligación cuidar nuestros recursos naturales, entre ellos el agua (..) La CPE 373 señala que las aguas subterráneas son prioridad del Estado… son inalienables e imprescriptibles”.Manifestó también que existió una pequeña negociación con Chile, pero “nunca quisieron reconocer la deuda histórica sobre el Silala”.
Ante esta arremetida, la Cancillería chilena actuó de manera inmediata y llamó a una reunión con el Consejo Asesor para la demanda boliviana ante La Haya. El Secretario de Estado afirmó que durante el encuentro, el que calificó como “muy productivo”, se les informó a los asistentes acerca de los trabajos en la contramemoria que están realizando, bajo la dirección del Agente Insulza, los abogados nacionales e internacionales que forman parte del equipo que representa a Chile frente a la demanda marítima boliviana.

En el encuentro, también se les comunicó a los participantes de la reunión sobre los fundamentos para una contrademanda a Bolivia, en caso de que el anuncio por la demanda del Río Silala, realizado por las autoridades de ese país, se llegara a concretar. “El Silala es un río internacional y así lo ha reconocido Bolivia durante más de 100 años (…) una visita de las autoridades bolivianas al Silala no cambia la realidad; el Silala es un río internacional, así lo reconoció Bolivia hasta 1997”.

Heraldo Muñoz consignó algunos estudios aerofotogramétricos realizados conjuntamente por Chile y por Bolivia, el año 2001, que avalaron la posición chilena de que este es un río internacional, agregando que “lamentablemente Bolivia desconoció esos estudios”. Recordó también que en 2009 hubo una negociación para lograr una gestión conjunta de este recurso hídrico compartido. “Hubo un preacuerdo y Bolivia, como sabemos, a última hora se retiró de esa negociación que había llegado a un resultado positivo. La evidencia es muy clara. Visitas más, visitas menos, no van a alterar la realidad”.
Transcurridos ya dos meses desde el anuncio, los avances en la demanda no han sido reales y sólo se han incrementado las acusaciones de un lado al otro de la frontera, en las que ambas autoridades de gobierno, se envían mensajes a través de la prensa.
El último enfrentamiento verbal, tuvo relación con la acusación de Evo Morales de la existencia de una base militar chilena en la zona del río Silala. La afirmación fue desmentida de inmediato por Heraldo Muñoz, y denunció, en cambio, que es precisamente Bolivia el que tiene un recinto militar cerca de la frontera.
“No es efectivo que exista una instalación militar o una base militar (chilena) en la zona del Río Silala como ha alegado el gobierno boliviano. Lo que sí existe es una base militar boliviana a 1,5 kilómetros de la frontera. Así que las explicaciones del por qué tienen esa base militar permanente, las esperamos”. “Lo que Chile hace es velar nuestro territorio con Carabineros para que no se produzcan acciones de contrabando, narcotráfico, violencia contra civiles y robo de vehículos”. Explicó que esa situación estuvo ocurriendo de manera regular hasta ahora que han aumentado los patrullajes de carabineros. “Así que la realidad está muy clara”.
Consultado sobre la campaña comunicacional respecto al uso de las aguas del Río Silala que según el gobierno boliviano se iniciaría en los próximos días, Muñoz afirmó que “no tenemos comentarios sobre ninguna campaña. Chile va a defender sus intereses de manera tranquila y serena, porque sabemos que los argumentos están de nuestro lado. Lo que haga el Presidente Morales o el gobierno de Bolivia, simplemente no nos merece mayor comentario”.

EL HUMOR EN CUESTIÓN
Nada más que decir por parte de Chile por ahora. Tanto así, que la Cancillería no quiso comentar el último impasse que se generó como reacción al humor político del conocido personaje YerkoPuchento, quien ha utilizado sus rutinas en el programa Vertido de Canal 13, para atacar a cuando político haga noticia durante la semana previa a sus apariciones en televisión.
Pero las víctimas de Yerko no tienen nacionalidad, algo que no fue entendido de esa manera por las autoridades bolivianas, quienes al ver una rutina del actor, en la que se burlaba de la nueva demanda, decidieron enviar una queja formal.
Fue así como la segunda semana de mayo, el ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia, confirmó a un medio nacional que se envió una queja formal a nuestra Cancillería. Se trató de una nota de carácter privado en la que se manifestaba la molestia boliviana por la rutina. La queja aún no tiene respuesta de Chile.
Y aunque el contenido de esta nota no se hizo público, si se conocieron las declaraciones a los medios de la presidenta de la comisión de política internacional de la Cámara de Senadores de Bolivia, Patricia Gómez, quien calificó de “bufón” a Daniel Alcaíno (actor que da vida a Yerko) y acusó a las autoridades chilenas de estar detrás de la rutina en contra de Bolivia.
Sus palabras, tal como lo dijo el propio actor y humorista, están más cercanas a una sensibilidad y a una animadversión de parte de las autoridades bolivianas hacía nuestro país, que de un real desagravio por parte de Chile, donde es absurdo pensar que, el personaje que ataca semanalmente a los propios políticos chilenos, sea financiado por el gobierno para enviar recados a Bolivia.
Pero para que los señores honorables de Bolivia no se molesten, quisimos hacer un poquito de historia. Hay que saber que no siempre el poder y el humor han estado en pugna, puesto que desde la antigua China, Grecia y Roma, así como también durante la Edad Media y en general en la época de las grandes monarquías, siempre hubo bufones, incluso más célebres que los actuales humoristas de televisión. Su singular tarea, consistía en reírse del monarca en su cara, para ser ellos quienes dijeran las verdades y no alguien de forma “inadecuada”. Pero ya fuera de la corte, desde los tiempos de Aristófanes y el romano Marcial, las sátiras y los panfletos que dicen en broma verdades muy serias han dado un respiro a los pueblos, que ven reflejados en estas palabras lo que ellos quisieran decir, pero que no tienen tribuna para hacerlo.
De una forma muy acertada, para que las verdades dichas a la cara no duelan, si cada uno de los políticos aludidos en las rutinas humorísticas nacionales e internacionales, se hubieran quejado, parecerían doblemente ridículos, y preocupados de algo que está lejos de dañar a la población. El ejemplo más claro se dio en nuestro país, cuando un diputado presentó un proyecto de Ley para evitar los llamados memes en contra de los políticos. Resultado: un ataque masivo en las redes sociales y más y más bromas, además de la creación de todos los “memes” posibles para burlarse del honorable.
¿Tomar otras medidas? Hace un año, el mundo se horrorizó ante el ataque de un comando de fundamentalistas islámicos que asesinaron en París a 12 caricaturistas y redactores de la revista satírica Charlie Hebdo, que se mofaban constantemente de su profeta. Al parecer ellos sí se tomaron el humor en serio.