Gestionan circuitos cortos para cruceros dentro del país

Gestionan circuitos cortos para cruceros dentro del país

Corporación de Puertos del Cono Sur formuló planteamiento a la subsecretaria de Turismo y valoró disposición a cambios.

Que un pasajero pueda subir a un crucero en Arica y bajar en Valparaíso, o bien embarcarse en este puerto y desembarcar en Punta Arenas, es algo que actualmente no es posible.

En 1979, la Ley de Fomento a la Marina Mercante estableció que el cabotaje marítimo -transporte de personas y cargas entre los puertos del país- está reservado solo a naves de bandera nacional, prohibiéndose tal servicio a los buques extranjeros.

En mayo del 2013, con ocasión de la convención de cruceros Seatrade Latinoamérica, que se desarrolló en Valparaíso, representantes de las líneas de buques de pasajeros plantearon que para potenciar el desarrollo de esta industria a nivel nacional era necesario cambiar la legislación sobre cabotaje, tal como lo hizo Brasil en 1995, que liberalizó este tipo de navegación para las naves de turismo.

El tema fue planteado el miércoles pasado a la subsecretaria de Turismo, Javiera Montes, durante una reunión que la autoridad de gobierno tuvo con los dirigentes de la Corporación de Puertos del Cono Sur, que preside Ignacio Covacevich.

El dirigente indicó que “el desarrollo futuro de la industria de cruceros en Chile debe ser mediante la apertura del cabotaje de pasajeros”. Agregó que la subsecretaria “tuvo una respuesta muy positiva. Acordamos que trabajaremos en conjunto para impulsar este tema, siempre protegiendo a la industria nacional de cruceros”.

Rutas más cortas

A nivel mundial, más del 90% de los tracks de cruceros tienen una duración menor de 7 días. En cambio, los que operan en Chile, que hacen el servicio entre Buenos Aires y Valparaíso, se prolongan por 14 días. Covacevich señaló que una modificación al cabotaje “permitirá que cruceros tomen tracks más cortos, embarcando y desembarcando pasajeros en territorio nacional”, lo que beneficiaría el turismo chileno y aumentaría sustancialmente los servicios.

El 15 de octubre de 2014, los senadores Alejandro Guillier y Ricardo Lagos Weber presentaron un proyecto para autorizar el cabotaje de pasajeros a cruceros de bandera extranjera. La iniciativa legal fue enviada para primer informe a la Comisión de Transportes y Telecomunicaciones del Senado, pero no ha habido tramitación.

Igual suerte ha tenido un proyecto de ley del ex Presidente Sebastián Piñera, del 5 de junio de 2012, que proponía modificaciones a las normas sobre cabotaje, pero sin referencia a los buques de pasajeros.

Cuatro empresas nacionales -Navimag, Naviera Austral, Skorpios y Australis- ofrecen servicios de pasajeros en la zona sur, manteniendo al resto del país sin este tipo de transporte y de turismo. De ellas, dos navieras están orientadas a la conectividad del país y otras dos a ofertas turísticas para contemplar las bellezas de la Patagonia.

Ante la subsecretaria Montes, los dirigentes destacaron la labor coordinada que la industria ha tenido con el Estado para generar condiciones que fomenten el arribo de cruceros. Destacaron la reducción de las tarifas en faros y balizas y la liberación del funcionamiento de los casinos a bordo de estas naves en aguas nacionales, revirtiendo la fuerte baja de 2008.

Covacevich señaló que la industria de cruceros en el país mueve más de 350 mil turistas al año, cifra relevante si se considera que Chile recibe 3,6 millones de visitantes. Un turista extranjero deja en promedio US$84 tras su paso por el país al viajar en crucero.

 

Fuente: EyN