Peso verificado: Un cambio relevante para la industria marítima mundial

container

La enmienda por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI), del Convenio sobre la seguridad de la vida en el mar (SOLAS),para la verificación obligatoria del peso bruto de los contenedores “VerifiedGrossMass” (VGM), es uno de los cambio más relevantes que deberá asumir la industria marítima a nivel global.

La enmienda por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI), del Convenio sobre la seguridad de la vida en el mar (SOLAS),para la verificación obligatoria del peso bruto de los contenedores “VerifiedGrossMass” (VGM), es uno de los cambio más relevantes que deberá asumir la industria marítima a nivel global.

El motivo de la nueva regulación guarda relación con que los contenedores con peso mal declarado tienen un impacto en la estabilidad de los buques, camiones y el equipamiento del terminal portuario, lo cual representa una amenaza para la seguridad de los trabajadores de la industria e incluso poner en peligro sus vidas.

Declaraciones incorrectas de peso han causado accidentes en alta mar como la ruptura del MSC Napoli, en la costa sur de Reino Unido en 2007,o el volcamiento de un buque Feeder en el puerto de Algeciras en junio de 2015.

La medida que comenzará a regir a partir del 1 de julio de 2016 obliga a la verificar la masa bruta de los contenedores, cuestión por la cual los actores del sector se reunieron en diversas ocasiones en busca de aunar criterios y afinar detalles para su implementación.

Dieciocho fueron las enmiendas realizadas al documento final que se utilizará en nuestro país, el cual fue definido en una reunión realizada, el pasado jueves 28 de abril, en las oficinas de la Asociación Nacional de Agentes de Nave de Chile (ASONAVE).

En la cita, en la cual participación representantes de la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar), la Asociación Nacional de Armadores (ANA), la Cámara Marítimo Portuaria (CAMPORT), la Asociación de Exportadores de Fruta (ASOEX) y la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), se resolvió el mecanismo por el cual se dará cumplimiento a la normativa.

En la ocasión, el Contralamirante LT Mario Montejo, Director de Seguridad de Operaciones Marítimas de Directemar explicó que la circular a utilizar tiene un “consenso del 99,9%”.

“La idea es hacer algo sencillo, que sea fácil, no entrampar el sistema de exportaciones, generar todo lo que sea la facilitación marítimo-portuaria para que todos los productos que salen de Chile salgan de manera rápida, de manera eficiente, pero con la certificación de calidad y la certificación, en este caso particular, de la masa bruta de saber cuánto pesa el contenedor por un tema de seguridad de la dotación y del buque que va a transportar esa carga al destino final”, comentó.

El Contraalmirante explicó de que modo operará el proceso de certificación, que será entregado por quien expide la carga, y que podrá ser emitido en línea.

“Es bastante eficiente, porque aquí se tiene que generar obligatoriamente un certificado que genera quien expide la carga en el que dice cuánto pesa exactamente el contenedor con su carga al interior, entonces generamos un certificado on-line, como primera fase, que lo pueden llenar de los mismos contenedores de la misma empresa y lo pueden enviar con una firma electrónica o un password que entrega la Autoridad Marítima. En una segunda etapa, estamos pensando en que este certificado se pueda generar de forma automática”.

Los asistentes a la última cita valoraron el acuerdo alcanzado sobre la enmienda del Convenio SOLAS y mostraron su satisfacción por llegar a un acuerdo común que satidface a todas partes involucradas.

“Esta es la enmienda número 18 a la resolución y, finalmente, llegamos a un consenso, lo cual significa cumplir nuestro objetivo que es simplificar y facilitar el comercio marítimo chileno y especial las exportaciones que constituyen el sueldo de Chile”, puntualizó Carlos Manterola, vicepresidente ejecutivo de ASONAVE.

“Terminamos muy satisfechos. Esta reunión termina un ciclo de reuniones en las que hemos participado muchas instituciones, todas relacionadas con el transporte marítimo chileno y llegamos a un documento facilitador que no repite las cosas que ya están en las leyes, en los reglamentos, en las enmiendas de la OMI, lo que sería redundante y nos permite dar el lineamiento de cómo hacer las cosas y alternativas de solución también”, comentó Ricardo Tejada, gerente general de la ANA.

“Este sistema del pesaje de contenedores salió hace casi dos años y, en Chile, no se había hecho nada. Nosotros empezamos a plantear este problema tanto al Ministerio de Transportes como a la Directemar durante el año pasado y a Dios gracias se destrabó y en una acción bastante rápida la Directemar ha solucionado, en gran parte, el problema que significaba para los exportadores presentar sus contenedores con la masa física verificada antes del embarque”, indicó, Carlos Rivera, gerente de Operaciones de CAMPORT.

“Tuvimos un avance muy importante, creo que el tema ya está prácticamente concluido con una circular muy simple, con un método muy expedito, quedan algunos temas por resolver en términos informáticos, pero la circular es lo bastante flexible para poder ir solucionando en el camino, nos dimos un mes de marcha blanca y después una revisión antes de los 6 meses”, agregó Gonzalo Frigerio, coordinador del Área Marítimo-Portuaria del Ministerio de Transporte.

“En general, la versión que hemos recibido y nos han explicado nos satisface en gran parte. Levanté ahí una reserva sobre el certificado, porque no queremos más documentos, pero es todo electrónico y, en general, en el planteamiento que hemos hecho de que como nosotros nos comunicamos con los terminales; en definitiva, vamos a tener algunas reuniones con ellos para ver cómo se implementa de manera tal que la información que ellos tienen, toda la que se envía de las distintas plantas de Chile, ellos generen este certificado electrónico dentro de los trámites normales y servicios que ellos prestan”, enfatizó Edmundo Araya, secretario general de ASOEX.

RESPECTO DE LA NORMATIVA

La normativa establece que todos los contenedores a los que se aplica la International Convention for Safe Containers (CSC) y que sean estibados en un buque deberán ser pesados. Será una violación del SOLAS cargar un contenedor lleno sobre un buque si el operador del buque y el operador de la terminal marítima no tienen el peso bruto verificado del contenedor.

La responsabilidad de proveer el peso verificado esel responsable de proporcionar el peso verificado y la modificación al convenio señala que existen dos métodos para obtener el peso verificado del contenedor.

Método 1, una vez finalizado el embalaje y precintado del contenedor, el cargador puede pesar, o disponer que un tercero pese, el contenedor lleno.

Método 2, el cargador o, por orden del cargador, un tercero puede pesar todos los paquetes y artículos de carga, incluyendo el peso de los pallets, la madera de estiba y otros embalajes y material de sujeción empaquetados en el contenedor, y añadir el peso de la tara del contenedor que aparece en la puerta del contenedor a la suma de los pesos individuales de los contenidos del contenedor.

Con respecto tanto el método 1 y 2, el equipo de pesaje utilizado debe cumplir con los estándares de precisión y los requisitos del Estado en el que se está utilizando el equipo.

El método 1 es el único válido para pesar contenedores con graneles líquidos, o los cargados con “flexi tanks”. Igualmente la OMI establece que el método 2 “puede ser inapropiado o no adecuado” para pesar algunos tipos de mercancía, que no son fáciles de pesar, como la chatarra de metal o el grano no ensacado.

La estimación del peso no está permitida y si uncontenedor llega al puerto sin un peso verificado no podrá ser embarcado. Por este motivo el embarcador es el responsable tanto de verificar el peso bruto como de hacer llegar dicho peso bruto verificado a la naviera.

En el caso chileno la información deberá ser enviada al capitán de la nave y para obtener el certificado se deberá ingresar al sitio web de la Directemar que habilitará una plataforma especial para dicho fin.

DISCREPANCIAS

De ocurrir discrepancias deberán resolverse acudiendo al Peso Verificado. Si las discrepancias son entre el peso verificado antes de llegar a la terminal y un peso verificado realizado por la terminal se resuelven usando la pesa del puerto.

En este sentido la máxima discrepancia aceptable será de +5% y de 10% en el caso de productos vivos que, por debido a sus caracteristicas, puedan sufrir cambios en su masa durante el viaje.