Por primera vez se autorizó extracción de recursos en una Reserva Marina

Buen manejo y cuidado de la Reserva Marina Isla Chañaral ha generado excedentes productivos de loco y lapa. Por ello, Subpesca autorizó una cuota de extracción que no afectará la reproducción y sustentabilidad de las especies.

A partir del 1 de julio y hasta el 31 de enero del próximo año, pescadores artesanales inscritos para la extracción de locos y lapas de la caleta Chañaral de Aceituno, en la Región de Atacama, podrán extraer estos recursos desde la Reserva Marina Isla Chañaral.

La autorización surge luego que la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura evaluara positivamente los antecedentes técnicos presentados por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, institución que administra la Reserva Marina, en los cuales se establece que el estado de los recursos loco (concholepas concholepas), lapa negra (fissurella latimarginata) y lapa rosada (fissurella cumingri) es saludable y, por tanto, puede realizarse pesca extractivas por el período antes señalado.

El Director Zonal de Pesca y Acuicultura para las Regiones III y IV, Javier Rivera, destacó que esta resolución marca un hito, “ya que por primera vez se realizará extracción de excedentes productivos desde una reserva, esto quiere decir que la cuota de captura autorizada no afectará el número de recursos necesario para mantener la reproducción y sustentabilidad de las especies”.

Agregó que de acuerdo al Plan de Manejo, la extracción deberá realizarse en cada uno de los sectores de la Reserva en las cantidades indicadas por la Resolución. En total fue autorizada la captura de 78.944 unidades de loco, 2.290 kilos de lapa negra y 5.570 kilos de lapa rosada.

Respecto de las tallas de los recursos, la resolución indica que sólo podrán capturarse locos que midan entre 100 y 120 milímetros de longitud y lapas negras y lapas rosadas cuyas medidas oscilen entre los 65 y los 105 milímetros de largo.

Los pescadores artesanales autorizados para la extracción son aquellos que se encuentran inscritos en el Registro Pesquero Artesanal de la Región de Atacama en la sección de pesquería de estos recursos, y que se encuentran operando en el marco del Programa de Manejo contenido en el Plan de Administración de la Reserva Marina.

La Reserva Marina Isla de Chañaral tiene como principal objetivo la conservación del delfín nariz de botella (Tursiops truncatus), el chungungo (Lontra felina), el pingüino de Humboldt (Spheniscus humboldtii) y el lobo marino común (Otaria flavescens); y la conservación de las poblaciones residentes de aquellas especies de interés comercial para la pesca artesanal, tales como, loco (Concholepas concholepas) y lapa (Fissurella spp.), con el objeto de potenciar las áreas de manejo y explotación de recursos bentónicos.

Las Reservas Marinas son áreas de resguardo de recursos hidrobiológicos que tienen como objetivo proteger zonas de reproducción, caladeros de pesca y áreas de repoblamiento por manejo. Estas áreas son establecidas y normadas por la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura, en tanto que su administración está a cargo de SERNAPESCA. Solo pueden efectuarse actividades extractivas por períodos transitorios previa resolución fundada de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

Cada Reserva Marina debe contar con un Plan General de Administración que corresponde a un documento básico que contiene los fundamentos del establecimiento del área, proporciona estrategias para alcanzar los objetivos de administración y constituye el marco conceptual y operativo en que se insertan todas las acciones y los programas que se desarrollen en el área.

Actualmente existen cinco Reservas Marinas en el país: La Rinconada, en la Región de Antofagasta; Isla Chañaral, en la Región de Atacama: Islas Choros y Damas en Coquimbo; y las Reservas Marinas Pullinque y Putemún en la Región de Los Lagos.

 

 

Fuente: Mundo Acuicola