Promueven moderna tecnología para pequeños astilleros de Biobío

Con el apoyo de Corfo, el Centro de Extensionismo Tecnológico en Manufactura de la Universidad de Concepción lanzó la red “Pequeños Astilleros Tecnificados”, PAT, con el objetivo de modernizar la producción destinada a la pesca, el turismo y a disciplinas deportivas. La unidad agrupa a “carpinteros de ribera” desde Coliumo a Lebu.

La introducción de nuevas tecnologías en los procesos de reparación y construcción de embarcaciones de madera es uno de los principales objetivos de la red PAT, Pequeños Astilleros Tecnificados, que fue lanzada por el Centro de Extensionismo Tecnológico en Manufactura de la Universidad de Concepción, con financiamiento de Corfo.

La entidad tuvo su presentación oficial en el Centro de Formación Técnica Lota – Arauco con la participación del director de la citada unidad de la UdeC, Juan Antonio Carrasco, y del Director Ejecutivo del Comité Corfo de Desarrollo Productivo Biobío, Juan Mardones, junto a una veintena de los denominados “carpinteros de ribera” de la Región del Biobío, desde Coliumo a Lebu.

Carrasco comentó que “nuestro propósito es que los pequeños y medianos empresarios mejoren sus prácticas productivas, a través de la incorporación de tecnología que ya existe. No se trata de investigación, pruebas o ensayos, sino de aplicar lo que ya está disponible en el mercado para producir en menor tiempo, mayor cantidad y mejor calidad”.

En cuanto al proceso de investigación previo a la puesta en marcha de PAT, agregó que “el trabajo lo realizamos en terreno, teniendo contacto directo con los carpinteros, para identificar las brechas existentes, armar un posterior plan de trabajo y entregar soluciones particulares o específicas según cada caso, considerando diversos aspectos como el corte de la madera hasta cómo se unen las piezas al construir las embarcaciones”.

Por su parte, el Director Ejecutivo del Comité Corfo de Desarrollo Productivo, Juan Mardones, dijo que “la red PAT impactará positivamente con la incorporación de tecnología en los procesos productivos, además de sistematizarlos y agregar valor a lo que ellos ya ofrecen, gracias al conocimiento y experiencia de varias décadas. No podemos dejar de proyectarnos hacia la exportación de botes o barcos, produciendo más y mejor, llevando este talento fuera de nuestra fronteras”.

Finalmente, cabe destacar que los carpinteros de ribera de la región construyen alrededor de 6.000 embarcaciones de madera al año y que son utilizadas en actividades pesqueras, turísticas y deportivas.