Richard von Appen: “Competir en las condiciones que se está hablando va a significar la desaparición de la marina mercante”

Mayor apoyo. Esto es lo que pide el presidente de Ultramar, Richard von Appen, para la industria de la marina mercante nacional.

Hace unas semanas, la Comisión de Productividad encargada por la Presidenta Michelle Bachelet propuso entre sus medidas abrir el cabotaje a naves con banderas extranjeras, lo que generó preocupación al interior del mundo marítimo, que acusó que tal medida generaría una competencia desleal.

De hecho, sobre esta propuesta, la Asociación Nacional de Armadores, ANA, dijo que “hay que tener presente que esas naves extranjeras en la mayoría de los casos tienen bandera de conveniencia cuyos impuestos son mínimos si los comparamos con los que se pagan para poder desarrollar cabotaje en Chile. Por otro lado las condiciones laborales de un buque con bandera de conveniencia hace que las dotaciones sean hasta un 30% más baratas que las chilenas”.

En este sentido, Richard von Appen asegura que “no tienen problema” que el cabotaje se arme, pero advirtió que “si nosotros queremos tener una marina mercante a nivel nacional tenemos que tomar una definición de cómo la vamos a apoyar, porque competir en las condiciones que se está hablando hoy día va a significar probablemente la desaparición de la marina mercante y en el caso nuestro tendríamos que probablemente estar con tripulaciones extranjeras para ser competitivos”.

¿Cómo analiza el debate que se ha generado entorno a la productividad?

-Hemos tenido agenda de productividad durante muchos años y creo que ahora es el momento de la acción, que fue una de las conclusiones, y creo que es importante que todos nos unamos, junto con el sector político, el sector empresarial, junto con los trabajadores para ponernos manos a la obra porque esto es algo que requiere urgentemente Chile.

¿Cómo ve que el empresariado trabaje en su agenda de productividad y el Gobierno haga la propia?

-Nos estamos juntando. Veo que está toda la voluntad de poder comunicarse y creo que las propuestas tienen que venir de todos los sectores, no solo empresarial sino también de la CUT, hacer llegar sus sugerencias y yo creo que vamos a consensuar una agenda e indudablemente esto lo tiene que liderar el Gobierno.

Desde el mundo naviero, ¿de qué manera se podría mejorar la productividad?

-Se habla mucho del cabotaje, la verdad es que nosotros no tenemos problema que el cabotaje se arme, pero lo único importante es que tiene que ser en igualdad de condiciones con las empresas extranjeras y nosotros tenemos diferencias importantes en temas impositivos y también en salario. Entonces si nosotros queremos tener una marina mercante a nivel nacional tenemos que tomar una definición de cómo la vamos a apoyar, porque competir en las condiciones que se está hablando hoy día va a significar probablemente la desaparición de la marina mercante y en caso nuestro tendríamos que probablemente estar con tripulaciones extranjeras para ser competitivos.

¿Cuánta gente podría salir si ustedes solo operaran con mano de obra extranjera?

-No lo tengo dimensionado, pero estamos hablando de una cantidad relevante y que además culturalmente para el país es importante tener una marina mercante porque al final esto va creando cultura marítima y un país con esta costa y con esta dependencia del comercio internacional creo que es relevante que no perdamos esa identidad y que pongamos también el comercio exterior, en especial el comercio marítimo, como algo de relevancia para mantener nuestra competitividad.

¿Tienen conocimiento de cómo ha avanzado el puerto de gran escala?

-No lo sé porque lo está liderando el Estado, el Ministerio de Transporte, y las empresa portuaria tenemos poca información.

¿No se han juntado a hablar con la autoridad?

-Yo no he sido invitado a hablar del tema.

¿Cómo ven la competencia de Perú? ¿Alcanzará a tener la supremacía por sobre Chile en el corto plazo?

-Ellos están avanzando más rápido que nosotros en poder desarrollar sus puertos, especialmente El Callao y eso va a tener implicancias tarde o temprano. Nosotros estamos atrasados en la planificación, se han hecho modernizaciones importantes, pero todos los proyectos portuarios que tienen horizontes de 10, 20 o 30 años plazos hay que pensar con tiempo, no solo las bahías y los lugares donde construir los puestos, sino también los accesos.

¿Cuál es el atraso actual de ese proyecto?

-El 2025 debería eventualmente existir un nuevo puerto en la macro zona central, eso se puede dilatar en función de cuánto crece el comercio exterior, pero en proyectos de este tamaño 10 años no es nada.

¿Cómo proyectan el negocio este año?

-Las consecuencias de las caídas de los commodities ha repercutido en el negocio naviero y eso ha significado un efecto en los volúmenes de los puertos, y nosotros no estamos ajenos a lo que está ocurriendo en el mercado internacional y el efecto en América Latina.

¿Ven volúmenes similares al año pasado o una caída?

-Lamentablemente estamos viendo eventualmente una caída.

¿Cómo ven la llegada de extranjeros a tomar posición de las navieras chilenas?

-Chile es una economía abierta y son muy bien bienvenidos los inversionistas extranjeros, pero también es importante que haya empresarios nacionales. Es una lástima que empresas tradicionales no hayan podido mantenerse en manos de inversionistas chilenos, pero es parte de los tiempos, hay que entender, el negocio ha cambiado en dimensión, estructura y las empresas que las han adquirido son empresas de primer nivel, eso también es una muy buena noticia para Chile. Son empresas de primer nivel.

Como actores del mercado naviero, ¿cómo ven la acusación de colusión que afecta al mundo naviero?

-Nosotros no estamos involucrados, pero es un tema serio y se están enfrentando en tribunales y se verán las sanciones que hay, pero sin duda es un tema muy serio.

Fuente: Pulso