Terminal 2: Un proyecto que continua a la espera

T2 TCVAL KAWESQAR

El pasado mes de marzo Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL) dio a conocer que ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental (SEIA) la Adenda 1 del Estudio de Impacto Ambiental de expansión del Terminal 2.

El pasado mes de marzo Terminal Cerros de Valparaíso (TCVAL) dio a conocer que ingresó al Sistema de Evaluación Ambiental (SEIA) la Adenda 1 del Estudio de Impacto Ambiental de expansión del Terminal 2.

Según lo señalado por la concesionaria con dicha acción se da cumplimiento a lo establecido en la institucionalidad ambiental chilena como requisito para la aprobación del proyecto “Terminal Cerros de Valparaíso”, que es la ampliación del Terminal 2 del Puerto de Valparaíso.

Con esto, el proyecto debe esperar 3 meses más, ya que es el plazo del cual dispone el organismo para evaluar las respuestas entregadas por TCVAL.

El documento entregado por la filial de OHL al organismo contiene diversas modificaciones como por ejemplo: el lugar donde se emplazará la cantera para la extracción del material a utilizar en la construcción del terminal, la extensión en 60 metros del frente de atraque, entre otros.

Según informó la concesionaria “durante más de un año, hemos profundizado en los estudios requeridos en el ICSARA, y hemos trabajado junto a las autoridades y la comunidad con el fin de ofrecer una mejora significativa en los aspectos económicos, sociales, ambientales y patrimoniales del proyecto, fortaleciendo así el futuro de la infraestructura portuaria que Valparaíso ofrece al mundo”.

“Dentro de estos trabajos, y atendiendo a la preocupación expresada en el proceso de Participación Ciudadana, se ha modificado la cantera del proyecto, la cual se ubica ahora en un sector aledaño al camino La Pólvora. Esta mejora permite transportar todo el material pétreo necesario para la construcción del proyecto, por vía terrestre por el camino La Pólvora y, por tanto, elimina el tránsito de camiones y las actividades asociadas a la explotación de la cantera que afectaban a la localidad de Laguna Verde”.

En este sentido el proyecto – de USD 500 millones – buscaría “evitar la afectación del sector pesquero, se ha modificado el punto de vertimiento del dragado, localizándolo más allá de las cinco millas náuticas, límite de la actividad de pesca artesanal”, ambos puntos señalan la modificación del lugar donde se vertirá el material resultante del dragado a realizar para la obra.

En cuanto, al impacto visual de la iniciativa TCVAL señaló que “una de las medidas más importantes que proponemos es la construcción del Paseo Mirador Prat, que hemos encargado especialmente al destacado urbanista y arquitecto MathiasKlotz. Se trata de la construcción de un paseo elevado que enlaza el Muelle Prat con la Avenida Errázuriz, rodeando el edificio comercial Estación Puerto y con posibilidad de conectarlos. Este mirador entrega un nuevo acceso al borde costero y permite sumar un espacio público con una vista privilegiada, el cual creemos se convertirá en un importante foco de interés turístico”.

Asimismo, Terminal Cerros de Valparaíso señaló que busca realizar una puesta en valor y rescatar el patrimonio cultural subacuático, incluyendo exposiciones e información a la ciudadanía sobre los principales elementos arqueológicos encontrados durante las obras; construcción de una pasarela con características de paseo peatonal y turístico, la que generará un mirador que permitirá una conexión del Muelle Prat con Errázuriz y con la Estación Puerto.

REACCIÓN DE LA EMPRESA PORTUARIA

El presidente del directorio de la Empresa Portuaria de Valparaíso, Raúl Urzúa, comentó al respecto que la estatal ha “tenido desde siempre plena confianza en que este proyecto tan importante para Valparaíso y para el país va a cumplir con las exigencias que tiene la normativa chilena y, en ese aspecto, no teníamos ninguna duda que dada la seriedad de nuestro concesionario, los profesionales que los han asesorado a ellos en todo lo que dice relación al Estudio de Impacto Ambiental, teníamos certeza de que iban a presentar una muy buena adenda y creemos que van ir sorteando todos y cada uno de los problemas que ahí se presenten”.

El directivo estatal agregó que “el proyecto sigue su curso, se presentó la adenda al Estudio Ambiental y ahora las instrucciones tienen que seguir haciendo su tarea. Esto está en un cauce institucional que es el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, así que es ahí donde está radicado y son las instituciones las que tienen que evaluar esos cambios”.

NUEVA ETAPA
La Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Valparaíso resolvió decretar una nueva etapa de participación ciudadana para el proyecto de expansión del Terminal 2. Esto producto de la adenda presentada por TCVAL.

El organismo resolvió que “la realización de una nueva etapa de participación ciudadana, por un plazo de 30 días, en la evaluación ambiental de EIA del proyecto ‘Terminal Cerros de Valparaíso TCVAL’ del titular Terminal Cerros de Valparaíso S.A., debido a que según lo descrito en la parte considerativa de esta resolución, concurren los requisitos y exigencias establecidas en las normas para su procedencia”.

“Que (TCVAL) publique -a su costa- en el diario oficial en un diario o periódico de la capital regional o de circulación nacional en un plazo de cinco días un extracto que deberá contener las aclaraciones, rectificaciones y ampliaciones del EIA del proyecto, siendo esto visado por la autoridad competente.

“Durante el plazo que dure esta nueva etapa de participación ciudadana, se suspenderá de pleno derecho el plazo de tramitación del EIA del proyecto”, finaliza la resolución.

ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL

Uno de los temas pendientes respecto de la iniciativa es el Estudio de Impacto Patrimonial recomendado por Unesco y encargado al consultor colombiano Juan Luis Isaza.

Dicho estudio que sería entregado en abril, sólo será conocido durante el presente mes. La Intendencia de Valparaíso informó – mediante comunicado público – que el retraso se debe a problemas de “agenda” de Isaza.

Por tal motivo, y de acuerdo a lo informado la Intendencia de Valparaíso, tanto el intendente, Gabriel Aldoney como el director de la Dibam, Ángel Cabeza, que por razones de plena transparencia y para que Isaza pueda responder a las consultas relacionadas con el estudio, se esperará que este presente durante la entrega pública del informe.