“Think tank” que une a Puerto Valparaíso y a universidades concluye primera etapa de trabajo

 

Con la exposición de las propuestas de trabajo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; la Universidad Técnica Federico Santa María; la Universidad Viña del Mar y la Universidad de Playa Ancha, este jueves –en dependencias de Puerto Valparaíso- concluyó la primera etapa de la iniciativa “Valparaíso_Puerto Plus” (V_P+).

Durante tres meses, Grupos de Trabajo en cada universidad se encargaron de diagnosticar y abordar propuestas innovadoras en el uso del borde costero del territorio metropolitano, es decir en la conurbación Concón-Viña del Mar-Valparaíso.

La PUCV presentó una propuesta de “Sistemas urbanos de drenaje sostenible”, que buscan reestablecer condiciones de humedad en Valparaíso a través de la recuperación de aguas subterráneas que posibiliten la recuperación de flora nativa. La USM, en tanto, presentó medidas para optimizar la evacuación de personas en caso de tsunamis en el Gran Valparaíso a través de sistemas de modelación matemática.

Por parte de la UVM se presentó un proyecto para habilitar un tranvía costero entre Concón y Playa Ancha, que refuerce los atributos de imagen e identidad de la región, así como el concepto de “City Branding” o marca ciudad. Finalmente la UPLA exhibió una propuesta de acondicionamiento de plazas y espacios públicos en la comuna de Valparaíso, con la idea de crear espacios de juego que promuevan la formación física y cívica de los niños y niñas de la ciudad.

Recordemos que en mayo pasado se lanzó este inédito Think Tank conformado por profesionales del puerto y equipos académicos de estas cuatro casas de estudio, además de la UV y la UNAB que participaron en un inicio. Su propósito es concretar ideas y acciones sobre la relación tierra-mar y la relación ciudad-puerto, abordando la solución a problemáticas reales de forma multidisciplinaria, integrando expertos de áreas diversas como economía, medio ambiente, geografía, urbanismo, arquitectura, ingeniería, construcción, sociología, biología, entre otros.

El próximo 26 de agosto se iniciará la segunda etapa, con la conformación del Comité Científico, en el cual se revisarán las propuestas presentadas en el diagnóstico inicial, y se someterán a la consulta interdisciplinar de expertos de diversas áreas desde cada universidad, además de representantes de instituciones públicas y empresas privadas con injerencia en los temas abordados, y que serán invitados en las diferentes sesiones.

Posteriormente, también al alero de “Valparaíso_Puerto Plus”, se elaborará un “Libro Blanco” con las ideas y diagnóstico desarrollados por las universidades; un “Catálogo de Acciones”, con propuestas concretas de acciones para el borde costero de la región; además de desarrollar un Simposio Internacional con expertos internacionales en el tema; finalizando durante el primer semestre de 2017 con un Concurso Público de iniciativas que concrete una primera acción contenida en el Catálogo.

EVALUACIÓN POSITIVA

Roberto Barría, académico y responsable del Grupo de Trabajo de la USM, destacó el proceso de diálogo en el que transcurrió la primera fase del proyecto. “Uno no podría negarse a esta invitación a tener un proceso reflexivo respecto del uso de un territorio como es el borde marítimo. Es importante que lo que se construya sea precisamente un diálogo, el poder entender que desde distintos puntos de vista uno puede generar una conversación que vaya superando las diferencias, y a partir del diálogo evaluar cómo ir modificando, o ir estableciendo criterios de manejo que recojan la mayor cantidad de perspectivas posibles respecto a los intereses que hay en ese borde”.

El también arquitecto agregó sobre la iniciativa que “me parece que va en un buen camino. Se ha invitado a las universidades a aportar ideas, que más que ideas son estrategias o acciones concretas que después se canalizarán en las decisiones a tomar por parte de las distintas instituciones a las que les corresponde el manejo del territorio. Por tanto es un aporte válido”.

Por su parte el docente de la PUCV, Luis Álvarez, valoró la posibilidad de abordar desde un cariz transdisciplinar por varias universidades, problemas relacionados con el territorio. “Esto es una tarea, y en rigor como una fuerza de trabajo. Y esa fuerza puede proponer, en estas lógicas de complejidad contemporánea, que lo portuario siempre va a tener que ser entendido también en las condiciones más integrales de desarrollo de la ciudad”,

Sobre su propuesta, el geógrafo explicó que se busca retener aguas que hoy se pierden para que proliferen las condiciones de humedad de la urbe de hace 40 años. “Esto se hace adaptando la tecnología e invirtiendo en ella, pero la inversión es cambiar los recursos: hoy gran parte del presupuesto municipal se va en los cauces; y gran parte de los presupuestos de la mantención de obras portuarias se va en el dragado. Basta con un 5% de estos presupuestos entre el puerto y la ciudad para empezar a implementar drenaje en los procesos de urbanización nuevos. Y eso es un trabajo lento pero que va a dar fruto. Hay que alinear el proyecto de desarrollo de la ciudad con el desarrollo portuario. Si ambos funcionan bien y tienen sostenibilidad, tienen una posibilidad de proyecto asegurado”.

Finalmente, Cristian Moreno, coordinador de “V_P+” de Puerto Valparaíso, se refirió al gran nivel de profundidad logrado en el trabajo, pese a que ha sido un año complejo para las universidades. “Vemos hoy un diagnostico estratégico muy potente y en temas muy atingentes a la realidad del territorio escogido que es el Gran Valparaíso. Así que me siento sorprendido, por el grado de profundidad del trabajo que hemos visto, y creo que esto va a ser un trabajo muy interesante y vamos a poder aportar al análisis de cómo Valparaíso tiene que ir mejorándose en todas sus coordenadas”.